Noticias

SEP

13

2017

Autónomos: cómo lidiar con el síndrome postvacacional.


Son muchos los españoles que, durante estos días, están regresando a sus puestos de trabajo y viviendo el temido síndrome postvacacional. Este existe como trastorno, a pesar de que no está reconocido científicamente, siendo además un recurso al que acuden los medios de comunicación cada mes de septiembre.

Es cierto que al volver al trabajo tras unos días de descaso necesitamos un periodo de adaptación pero, ¿qué ocurre con los autónomos? ¿Se adaptan mejor tras las vacaciones? Posiblemente sí, pero esto se debe a que la gran mayoría no se han podido permitir desconectar del todo durante las mismas. Por tanto podemos decir que el síndrome postvacacional no está hecho para autónomos, y a continuación explicamos porqué:

- Los autónomos no se van un mes entero de vacaciones por regla general, por lo que no tendrán tantos problemas a la hora de incorporarse. Lo ideal es desglosar las vacaciones en diferentes etapas del año, de forma que nos permita respirar y despejar la mente de vez en cuando.

- Si un autónomo se coge vacaciones no facturará durante ese tiempo, de modo que cuando llega septiembre tienen que recuperar el tiempo perdido y trabajar el doble para ponerse al día con las cuentas (no se pueden permitir tener depresión postvacacional).

- Los autónomos tienen que seguir pagando, en agosto, las cuotas a la administración, independientemente de si han generado ingresos o no.

Pero se adapten mejor o peor los expertos recomiendan a los autónomos tomar vacaciones, aunque sea una semana. Esto no significa dejar de trabajar a tiempo completo, siendo lo ideal controlar determinados aspectos más sensibles del negocio. De esta forma la vuelta será mucho más llevadera, a la vez que no tendremos tantas cuestiones pendientes.

Otro aspecto a tener en cuenta es programar el regreso con tiempo, dejando espacio para reflexionar y tomar conciencia de todas las metas de cara al nuevo curso. Igualmente es importante establecer una agenda y marcar prioridades, de forma que seremos mucho más productivos e invertiremos las horas justas para cada proyecto.

Por último, pero no por ello menos importante, mantén una rutina de descanso e intenta dormir las horas adecuadas para aguantar el ritmo diario. También debes aprender a poner límites y a decir que no, ganando así en seguridad y asumiendo el control de tu trabajo.

*Fuente de la información ‘Infoautónomos’.
Volver