Noticias

AGO

11

2017

Entidades obligadas a expedir facturas electrónicas.


El uso de la factura electrónica es obligatorio desde el 15 de enero de 2015, y el objetivo de esta nueva norma es impulsar su uso, así como facilitar la creación del registro contable de facturas, regular el procedimiento para su tramitación en las administraciones públicas y las actuaciones de seguimiento por los órganos competentes.

Sin embargo, hay una serie de entidades que están obligadas por ley a llevar a cabo este procedimiento. ¿Cuáles son? ¿Qué criterios se tienen en cuenta?

La ley 25/2013 establece que los proveedores obligados a emitir la factura electrónica son las sociedades anónimas y las sociedades de responsabilidad limitada. Este texto también incluye a las personas jurídicas y entidades sin personalidad jurídica que no posean la nacionalidad española, a las uniones temporales de empresas y a los establecimientos permanentes de entidades no residentes en el territorio español.

En paralelo, forman parte de las organizaciones obligadas a expedir facturas las agrupaciones de interés económico y los fondos, ya sean de pensiones, de capital de riesgo, de inversiones, de utilización de activos, de regularización del mercado hipotecario o de garantías.

En este sentido, la ley excluye de la obligación de emisión de factura electrónica a los autónomos y a todos aquellos entes cuyas facturas tengan un importe inferior a 5.000 euros.

En la actualidad, la factura electrónica es un documento que se constituye como el soporte tributario que reemplaza el documento físico tradicional. Para que esto se cumpla, la factura electrónica ha de contar con una serie de requisitos legalmente establecidos, los cuales deben garantizar su autenticidad.

Entre los requisitos que contempla destacan el formato electrónico y su transmisión a través de medios también electrónicos. Dos modalidades de comunicación que deben garantizar la integridad y autenticidad de los datos que contienen.
Volver