Noticias

AGO

11

2017

Las empresas podrán controlar a sus empleados con videovigilancia.

Según la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) los empresarios podrán hacer uso de las cámaras de seguridad de los centros de trabajo para funciones de control a los empleados. Por tanto la conocida como videovigilancia podrá emplearse para ver, por ejemplo, si los trabajadores cumplen con sus labores, si respetan el horario de trabajo, para vigilar sus ausencias, etcétera. Eso sí, se deberá de informar de que las imágenes captadas pueden emplearse para tal fin.

Si las imágenes captaran la comisión de un acto ilícito por parte de algún trabajador la norma rebaja la exigencia de información por parte del empresario, y bastará con que el dispositivo de grabación se encuentre en un lugar suficientemente visible e identificado.

La nueva LOPD está previsto que entre en vigor en mayo de 2018, y dentro de la misma existe un capítulo dedicado a la regulación de tratamientos especiales. En este se autoriza a las personas físicas o jurídicas a tratar imágenes a través de los sistemas de cámaras o videocámaras con la finalidad de preservar la seguridad de personas y bienes, así como sus instalaciones. Sin embargo las imágenes obtenidas de la vía pública sólo podrán captarse en la medida en que resulte imprescindible para esa finalidad.

Además tras la captación de las imágenes la ley establece que estas deberán suprimirse en un plazo máximo de tres meses, salvo cuando deban ser conservadas para acreditar la comisión de actos que atenten contra la integridad de personas, bienes o instalaciones.

Por último quedan excluidas del ámbito de aplicación de la ley aquellas imágenes grabadas por una persona física en su propio domicilio.

*Fuente de la información ‘El Economista’.
Volver