Según un informe que analiza la evolución de los contratos convertidos de una modalidad a otra en la última década (entre 2007 y 2017) la conversión de contratos temporales en indefinidos ha crecido casi un 18%, hasta alcanzar un total de 686.455. Además los contratos convertidos representan el 40,1% del total de contratos indefinidos registrados durante el pasado año.

Estos datos confirman la tendencia positiva del mercado laboral y la recuperación económica, a la vez que la contratación temporal sigue funcionando como puente a un puesto de trabajo más estable. Igualmente, para los perfiles con menor cualificación, la contratación temporal les ayuda a aumentar su empleabilidad a través de la experiencia que van adquiriendo.

España cerró el pasado año 2017 con los ratios más elevados de contratos convertidos y de contratos indefinidos desde 2011. Por otro lado, y teniendo en cuenta la edad, los contratos convertidos en indefinidos aumentaron más entre los mayores de 45 años. Por su parte los menores de 25 conformaron el segundo grupo donde más crecieron esas conversiones (452.055 contratos temporales de trabajadores de entre 25 y 45 años pasaron a ser indefinidos).

*Fuente de la información ‘El Economista’.