En un futuro no muy lejano más y más trabajadores serán reemplazados por máquinas, y el miedo al desempleo tecnológico se ha disparado en los últimos años. La velocidad a la que se produce, la interconexión mundial, la facilidad con la que se difunden las noticias y el éxito de muchas innovaciones ha acelerado la preocupación de los trabajadores. Pero, ¿cuántas profesiones se verán realmente afectadas por esta tendencia?

Los estudios realizados al respecto dan resultados muy diversos, calculando que entre el 43% y el 47% de los empleos estarían amenazados. Sin embargo desde la OCDE rebajan el alarmismo, recordando que en muchas profesiones hay un elevado porcentaje de tareas que no son rutinarias y que, por tanto, no se pueden automatizar fácilmente. Además la implantación de las nuevas tecnologías es un proceso lento, y muchos empleados serán capaces de adaptarse al mismo.

Atendiendo a los países estudiados sólo el 9% de las profesiones estarían amenazadas, aunque en España la amenaza llega al 12% de los empleos. Las diferencias entre los países se debe a las distintas maneras de organizar el trabajo, de adoptar las nuevas tecnologías y de estructurar el sistema educativo. El grado de automatización previsible decrece conforme mayor es el nivel de educación y de ingresos salariales de los empleados.

En nuestro país hay, en la actualidad, 34.500 robots, incrementándose esa cifra en 2016 en 3.221 unidades nuevas. De ellos el 48% está destinado al sector de la automoción, el 19% al del metal y el 13% al de la alimentación y bebidas. Por su parte las principales aplicaciones de los nuevos robots instalados fueron la manipulación y la carga y descarga de máquinas (1.840 unidades) y a la soldadura (622 unidades).

Sin embargo, y a pesar de lo comentado, España aún se encuentra lejos de los países con más robots del mundo. Ese honor corresponde desde el año 2016 a China (con 340.000 unidades), superando a Japón, histórico líder de esta clasificación. Toda Europa, en su conjunto, suma 340.000 máquinas trabajando, mientras que América se queda en 300.000. En proporción a estos datos España ocupa el 11º lugar del mundo midiéndolo en unidades por cada 10.000 trabajadores.

*Fuente de la información ‘El Economista’.