Puede que tengas una idea de negocio estupenda, que hayas desarrollado diversos productos y servicios para ella y, de pronto, nadie quiere consumirlos. Es normal que te preguntes que estoy haciendo mal, aunque los expertos afirman que esta es una realidad bastante común. El problema no está en el producto o servicio que estás ofertando, sino que radica en las estrategias que usas para venderlos y atraer clientes.

Cualquier pequeño negocio que quiera atraer clientes debe conocer algunas ideas sencillas que pueden ayudarle.

*Intenta reconquistar a viejos clientes y ofréceles algo que no puedan rechazar.

Según los datos que manejan los expertos cuesta 7 u 8 veces más captar a un nuevo clientes que realizar una venta a un cliente ya fidelizado. Por ello es conveniente hacer una lista con todos los clientes que, en algún momento, han tenido acceso a tu producto o servicio. A continuación intenta conocer la razón por la que dejó de ser cliente tuyo, y una vez identificado esto podrás ver cuál es la mejor estrategia a utilizar.

Si tenemos en cuenta que lo que estamos buscando son efectos inmediatos es recomendable comenzar por clientes con los que podamos conseguir resultados de manera más fácil, minimizando así el esfuerzo invertido:

  • Aquellos clientes que consiguieron otra empresa que les facilitaba el producto o servicio de mejor forma o con un precio más accesible. Con ellos lo conveniente es mejorar tu propuesta de venta ofreciendo, por ejemplo, un mejor precio.
  • Conviene focalizar las necesidades de tus clientes, indagar a través de encuestas para conocer la opinión real de estos y, en base a ello, adecuar tu propuesta.
  • Centrarnos en los clientes que llevan tiempo sin adquirir tus productos/servicios, y con quienes mantenías una excelente relación comercial. Identifica el perfil de este tipo de cliente y envíale, lo más rápido posible, una propuesta irresistible que haga que se enamoren de nuevo de vosotros.

*Ofrece nuevos productos y servicios para tus clientes más fieles.

Los clientes fieles son la base de todo negocio, y por eso es un error no darles el valor que merecen y estar siempre buscando nuevos clientes. La fidelidad tiene grandes ventajas, como por ejemplo el hecho de que estos clientes suelen gastar más ya que tienen algo con lo que un cliente nuevo no cuenta: la confianza en ti (le puedes ofrecer tranquilamente algo nuevo o con un precio mayor y, posiblemente, lo comprarán).

*Crea mejoras en tus productos/servicios que sean valoradas por tu público.

Una vez tengas un segmento de mercado bien definido, conociendo sus necesidades y gustos, intenta crear mejoras en tus productos o servicios, aunque sean pequeñas. La innovación y la creatividad a pequeña escala en las ofertas que hagas es algo que los sorprende y nos permite obtener buenos resultados rápidamente.

El agregar nuevos elementos, características o funcionalidad a tus productos crea un valor agregado que tu cliente apreciará. Eso sí, siempre y cuando tomes en cuenta sus gustos y preferencias. El mero hecho de simplificar el proceso de adquisición o proceso de venta, el facilitarle las cosas a los usuarios, puede ser un punto a tu favor para mejorar las ventas.

*Ten presencia en las Redes Sociales.

Hoy en día estamos expuestos a un sin fin de redes sociales, siendo fundamental, como empresa, que te hagas sentir en ellas (Twitter, Facebook, Instagram, Youtube, etcétera). Pero es conveniente que focalices cual es la más adecuada para tu negocio, así como saber con cual podrás llegar mejor a tus clientes.

Una vez que sepamos cual es la que más nos conviene diséñala, y crea contenidos atrayentes que faciliten información y motiven a los clientes a acceder a tus productos/servicios. Además no olvides mantenerlas con contenidos frescos que contribuyan con tus ventas, evitando en lo posible cometer errores.

*Fuente de la información ‘Zona Autónomos’.