Actualmente es muy complicado que una empresa no tenga presencia en alguna red social. Pero no todos son ventajas, y en las redes sociales hay también un lado oscuro que puede dañar a tu empresa más que beneficiarla.

*Principales ventajas de las redes sociales.

  • Mayor alcance. Gracias a ellas podemos comunicarnos con personas que están en cualquier parte del mundo. Además podemos establecer ese diálogo sin necesidad de tener un correo o ningún otro dato particular (la gran mayoría de las cuentas en redes sociales son públicas).
  • Canal de comunicación transparente. La empresa que se muestra e interactúa a través de las redes sociales genera confianza. Muchas compañías tienen una cuenta de Twitter de atención al cliente en la que resuelven dudas y problemas de todo tipo de manera pública.
  • Aumenta el tráfico hacia tu web o blog. Facebook y Twitter siguen siendo los canales principales para la difusión de páginas webs o blogs. Una buena estrategia en redes sociales puede llegar a ser tu fuente principal de tráfico. Solo hay que ser constante, trabajarlas y compartir contenido interesante.
  • Actúan como un canal más de venta. No son el mejor canal para vender, pero eso no quiere decir que no se pueda vender a través de las redes sociales. Facebook Ads es quizás el ejemplo más claro y en el que más casos de éxito se han dado.
  • Mejora la imagen y la reputación de la empresa. Si buscas en Internet información sobre una pyme y ves que no tiene redes sociales o que estas no están actualizadas te extrañas. Esto genera desconfianza en el consumidor, por lo que tener presencia en redes sociales ayuda a que la empresa se vea con mejores ojos (siempre y cuando estén actualizadas). 

*Desventajas de las redes sociales.

  • Ocupan mucho tiempo. Si eres autónomo, no tienes mucho tiempo libre y no sabes gestionarlas las redes sociales pueden convertirse en tu peor pesadilla. Por ello los expertos recomiendan tener una estrategia, es decir, dedicar un tiempo determinado a las redes sociales y no engancharte a ellas.
  • Pueden llegar a generar una crisis en tu negocio. Hay que tener cuidado ya que una metedura de pata, una palabra que no debería estar ahí o una contestación mal dada puede suponer una avalancha de retweets o compartidos y, como consecuencia directa, una mancha en la imagen de la empresa. Piensa y reflexiona antes de escribir o publicar cualquier cosa, y no lo hagas nunca a la ligera. La memoria de los usuarios es muy buena, y no bastará con borrar lo publicado ya que siempre habrá alguien que haga una captura de pantalla.
  • Hay muchos trolls. Los trolls son los enemigos de cualquier superhéroe empresarial ya que dedican su día a desprestigiar y atacar a todo tipo de empresas. Si se entra en su juego puedes acabar discutiendo y cayendo en sus provocaciones. Hay que saber como manejarlos, cuando contestarles, y cuando eliminarlos o bloquearlos si es necesario.
  • Necesitan recursos y presupuesto para triunfar. Si no eres experto en Social Media ni hay nadie con ese perfil en tu empresa vas a tener que contratarlo. Esa persona te llevará la gestión de todas las redes sociales de la empresa de manera externa, con una buena estrategia planificada previamente. Esto supondrá un gasto cuyo retorno de inversión deberás de medir para saber si merece o no la pena.
  • No sirven para todas las empresas. Valora bien si estar presente en redes sociales te servirá y beneficiará. No tienes porque llegar a todo el mundo, solo a tus posibles clientes, y si estos no están ahí, ¿para qué vas a perder el tiempo?

Valora bien todas las ventajas y desventajas que ofrecen las redes sociales y así sabrás si son necesarias (o no) para tu empresa.